A espaldas de la caseta

    Hace unos cuantos meses que quería hacer una recomendación de un blog escrito por un amigo. Ahora mismo está muy lejos y está contando sus experiencias en sus entradas de este blog; hace un tiempo que no escribe en él y ya estoy esperando que haga un resumen de sus vivencias en Suecia. También se pueden leer otras entradas como la siguiente, Dejar de sentir.

Dejar de sentir

Noto el hielo crujir bajo mis pies, noto como se agrieta mientras veo el agua brotar de sus heridas. El agua está fría, pero no me importa, es incluso reconfortante ver que me envuelve, que me hundo con mi pequeño islote de hielo, y que ambos nos hacemos agua, agua que fluye, que se adapta, que no es rígida.

                                                                                                        Jesús Peña (Blog)

Espero que este año te bañes por aguas cálidas.

Jesús

Anuncios

Baile con ella.

Báilame el agua. Báilame la tierra y báilame el fuego.

 

Y, ahora, un poema de Báilame el agua, recitado en la película por David (Unax Ugalde). Autor: Daniel Valdés.

Úntame de amor y otras fragancias de tu jardín secreto.

Riégame de especias que dejen mi vida impregnada de tu olor.

Sácame de quicio.

Llévame a pasear atado con una correa que apriete demasiado.

Hazme sufrir.

Aviva las ascuas.

Ponme a secar como un trapo mojado.

No desates las cuerdas hasta que sea tarde.

Sírveme un vaso de agua ardiente y bendita que me queme por dentro, que no sea tuya ni mía, que sea de todos.

Líbrame de mi estigma.

Llámame tonto.

Sacrifica tu aureola.

Perdóname.

Olvida todo lo que haya podido decir hasta ahora.

No me arrastres.

No me asustes.

Vete lejos.

Pero no sueltes mi mano.

Empecemos de nuevo.

Sangra mi labio con sanguijuelas de colores.

Fuma un cigarro para mí.

Traga el humo.

Arréglalo y que no vuelva a estropearse.

Échalo fuera.

Crúzate conmigo en una autopista a cien por hora.

Sueña retorcido.

Sueña feliz, que yo me encargaré de tus enemigos.

Dame la llave de tus oídos.

Toca mis ojos abiertos.

Nota la textura del calor.

Hasta reventar.

Sé yo mismo y no te arrepentirás.

¿Por cuánto te vendes? Regálame a tus ídolos.

Yo te enviaré a los míos.

Píllate los dedos.

Los lameré hasta que no sepan a miel.

Hasta que no dejen de ser miel.

Sal, niega todo y después vuelve.

Te invito a un café.

Caliente claro.

Y sin azúcar. Sin aliento.

Bailame el agua 

Imagen: TJ Gómez

Haciendo memoria

 

“That kinda lovin’ sends a man right to his grave”, Crazy – Aerosmith

                Recuerdo todas nuestras peleas con espadas. Nuestras divagaciones en parques perdidos. Nuestras locuras pasajeras. Recuerdo habernos perdido por una gran llanura árida, y conservar tus recuerdos perdidos en ella. Pienso en todas las aventuras que vivimos y sollozos escondidos tras historias inimaginables. En lugares que estuvimos y en los que ellos nunca estarán; en cometas voladas por encima de altos páramos y en finales acabados con  atardeceres infinitos. Estrellas y lunas. Estrellas que saben a gloria y lunas que cubrieron el inmenso cielo con su brillo. Recuerdo patinar a la velocidad de la luz, guiada siempre por tu bicicleta. Viajes a una ciudad que acababan siempre a media tarde. Y pasamos tanto juntas, que no olvidaré los recuerdos que guardo contigo.

EV Navarro

Memoria

Imagen: TJ. Gómez

 

Crazy, Aerosmith del album “Get a Grip”

Deterioro I

“All great truths begin as blasphemies”, George Bernard Shaw (1856 – 1950)

         Pensaba que hace 2 días habíamos empezado el mes, pero ahora, mirando el calendario, me doy cuenta que son 2 los días que quedan para acabar el mes. Me doy cuenta que hace 10 años no me creía que ya pudiésemos estar en el revolucionario S.XXI y ahora pienso que en todo el tiempo que ha pasado desde ese momento sólo he vivido el comienzo catastrófico de este siglo. Desde ver cómo incorporaban los móviles cámaras de fotos hasta la revolución del hardware táctil. Cada vez se vive más deprisa, y a mí me da vértigo; sólo un poco de silencio es lo que pido. Sólo un poco de playa virgen, animales silvestres y charlas presenciales, cara a cara. Sólo un poco. Sólo un poco, para no aborrecerlo. (Y todo ello dicho desde mi HP, con sistema operativo Windows 7 y mediante el programa Windows Live Writer).

EV Navarro

Granada

Imagen: TJ Gómez